VIDA

Como el planeta en la Edad Media, la vida se nos vendió como si fuera plana. Yo soy herrero, cantero: Clérigo o músico. En función de la percepción única de la vida, vertebramos nuestra existencia. ¡Cuán listo fue quien nos acotó la conciencia y qué torpes nosotros al otorgar veracidad a una mentira tantas veces repetida!

No. No somos lo que estudiamos ni lo que vivimos durante la infancia. Todo ello nos construyó por dentro y nos definió hasta que, con las mismas herramientas, decidimos ser en el más amplio sentido de la palabra.

…Porque, en cada uno de nosotros, el orden de los factores, sí altera el producto.

Siendo así, podemos seguir una existencia preestablecida por lo que se supone que suma el conjunto de interacciones que hicieron, hasta hoy, que seamos lo que somos. O no.

Mis hermanos son mi familia. Compartimos el 100% de los genes. Hay improntas fácilmente reconocibles en nuestras actitudes por el aprendizaje común en la casa que nos vio crecer. Pero nada, nada puede cambiar el hecho de que somos una familia. Somos, menos mal, mujeres y hombres que podemos de nuevo elegir nuestro destino: Una vez más, se cruzan nuestros caminos en un nuevo proyecto que vuelve a fundir nuestras vidas: Aldabonazo a nuestra conciencia y quehaceres.

Como he dicho antes, no somos iguales. Somos tan distintos que el magnetismo de la diferencia vuelve a reunirnos. A poner en común la voz recibida, el don regalado, el bien gratuitamente donado de la vida.

Así, siendo distintos, se nos llama a la coherencia. Para hacer lo que sabemos hacer. Llamados a ser quienes somos. A cantar desde cada conciencia: Creer en lo que creamos. Y ser honrados.

Ante Dios y los hombres, queremos fundirnos en un abrazo que recree la familia hoy, cuarenta y cuatro años

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Cecilia dice:

    Qué alegría!!!, y qué regalo para todos.

    Besos

    Cecilia

  2. Alfonso dice:

    Osea..que hubo fumata blanca…Que bien. Que ilusión.

  3. vicente morales gómez dice:

    De lo que se lleva en el alma, cualquier ocasión la utilizamos para mostrar lo que sucede en nuestra alma que, aunque a veces el respeto y el miedo no nos permite hablar, sale por cualquier resquicio. Así es la vida, así son nuestros comportamientos.

Responder a Alfonso Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.