POR TI

Por Ti pEl otro día fui con el coro del colegio en autobús. Me puse casi al final y estuve escuchando la cháchara de los niños de quinto de primaria. Me sorprendió lo fascinados que estaban cuando hablaban. Hacían mención a que si tal estaba enamorado de la otra o si el potro estaba por la otra. La cosa era que, si ponías atención, estaban totalmente centrados, absolutamente absorbidos por la conversación en la que las parejas eran lo más importante…

No era cosa de intervenir. Lo era de hacer memoria de ese tiempo en el que yo estaba por alguien y, probablemente, no estaba nadie por mí. Cuando te recorría un escalofrío por la espalda cuando escuchabas su nombre, o su sombra se superponía a la tuya cuando salíamos al recreo. Cuando una sola mirada, podía hacer que un eclipse solar no fuera problema para que la luz se adueñara de toda la oscuridad del universo.

Sólo eso. Sin costumbres. Sin imprescindibles. Sólo la luna y la imaginación, la ilusión de los cuentos, la química de las películas, el ansia por ser importante para alguien que no era familia tuya. Ni siquiera un abrazo, ni un roce de su mano: Sólo sentir que la tierra era redonda y que Eldorado tenía nombre de mujer.

Hoy, de nuevo, quiero estar por lo que amo: Por quien amo. Quiero amar de esa misma forma muchos años después de saber que ella me eligió como compañera. Que cuando escuche su voz, la taquicardia se apodere del corazón y se desboque preso de la prisa por escuchar de nuevo su voz. Quiero ruborizarme cuando, acostada a mi vera, me diga buenas noches.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. vicente morales gómez dice:

    Precioso, Chito. Es algo parecido a lo que después de mis muchos años sigo añorando y solando vivir cada día

    Tu padre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.