HABER PODIDO.

Haber Podido 3Últimamente están dándose muchas ocasiones por las que dar el pésame. Son finados de todas las edades; hasta de otras nacionalidades y por muy diferentes causas. Sin entrar en muchos detalles, paso a describir posibles:

Está el niño que no llegó nunca. Se muere la ilusión con quien iba a llenar de alegría y cólicos del lactante la casa. Toda la esperanza se quedó en desierto. Lloramos lo que no tendremos, proyectos que no se cumplirán, el vacío de quien tuvo nombre pero no llegó a decirlo…

Los niños y jóvenes que se quedan en la cuneta. Por la razón que sea: Eso es irrelevante. En el momento en el que desaparecen, entran en escena todos los secundarios, los que no parecían importantes porque había tiempo para ellos en otros actos. Pero, cuando ya no responden cuando los llamas, el eco se hace metálico, pesado. Entonces, se percibe el olor, su olor, flotando. Sí. Ese que siempre estuvo presente y que anunciaba su presencia. Ahora es el que denuncia su ausencia; y pone encima de la mesa todas las estupideces que yo hacía mientras estaba por ahí y no podía atenderle…

Con los adultos y ancianos, las conversaciones que nunca tuvimos; los besos que, por ser mayores y dar por supuestas esas cosas, nunca se dieron. Y quería darlos…
Y todos los que mueren en el mar, o víctimas de una guerra o del rugido de la tierra reordenando la superficie…

Todos, todas, son razones que nos hablan de que hoy es el único día. Por todo esto, me atrevo a hacer una sugerencia:

Basta de frases bonitas con fondos bucólicos, emoticonos con ictericia guiñándonos un ojo, correos electrónicos o buenos días sin un beso.
El infierno, como se ha dicho tantas veces, es haber podido y no haberlo hecho.

Que la frase más grandilocuente, más inteligente, más rápida, más actual, sea un largo abrazo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.