HIDRÓGENO E INMIGRACIÓN

¿Por qué usamos aún la gasolina y el gasoil cómo combustible para nuestros vehículos? Sabemos que es lo más contaminante del mundo y que la mayoría de las emisiones de CO2 son cosa de los millones de vehículos que pueblan nuestras megalópolis. Supongo que, a nivel macroeconómico, es más interesante. Los emergentes son un mercado gigantesco con el que se relamen los fabricantes de coches. Icono de la prosperidad, todos los curritos que se compren un coche, serán bien considerados y pequeños inversores a nivel invernadero.

Los países que exportan petróleo lo tienen como principal fuente de ingresos. Los consumidores de petróleo, que lo tienen que importar, lo usan como financiación instantánea a través de los impuestos indirectos: Es la manera más rápida de obtener liquidez. Se sube un poquito el precio, y dinerito fresco, sin faltar a las promesas electorales, y justificado por los altos precios del crudo.

Nos venden ahora los híbridos, vehículos mezcla de carburante fósil y motor eléctrico. Estos se cargan a través de la red de 220 voltios que, casualmente, están controladas por las compañías eléctricas que producen voltios a cascoporro en centrales térmicas alimentadas por fuel o carbón y participadas por compañías petroleras: Volvemos al principio.

Si los coches funcionaran con hidrógeno tendrían tanta o más potencia que con gasolina, no tendrían emisiones contaminantes y el residuo resultante sería… Agua.

Los que mueren en el Mediterráneo, en el estrecho de Gibraltar son hijos, mayoritariamente, de países con alta producción de petróleo o reservas que están esperando ser devoradas por Occidente. Conviene que esos países sean inestables para que sean difícilmente auditables: A río revuelto, ganancia de pescadores.

Los flujos de inmigración ilegal son paridos por la inestabilidad en las patrias y por la falta de coches de Hidrógeno. El 0,87% de la tierra es hidrógeno. Me da que el porcentaje de hidrocarburos es mucho menor. Como diminuto es el porcentaje de los que ganan fantastillones a cuenta su venta.

Después de formular esta conspiranóica historia, creo que no estaría mal darle una vuelta al asunto. No se puede comprar un segundo más de vida por mucho dinero que tengas. Y estamos condenados a conservar la única nave en la que viajamos por el universo como legado a las futuras generaciones.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.