MEDITERRÁNEO

Por la derecha. El sol sale por la derecha. Con el bamboleo estoy un poco mareado. Creo que la sed y el frío hacen también su trabajo a la hora de desconcertarme. Hace algún tiempo, no eran buenos los días. El hambre y la falta de oportunidades, la guerra y sus señores; la corrupción y sus perros de presa hicieron muy bien su trabajo. Pero había esperanza: Por la tele veíamos lugares donde el suelo no está resquebrajado por el sol, las calles no tienen socavones producidos por las bombas y los mercados no se incendian tras un atentado suicida. Parece que hay un lugar donde la tierra está cubierta de un manto verde y los árboles no son ilusiones de cartón en los carteles promocionales. Hay agua en las casas y no hay que caminar kilómetros para ir a la escuela. En las películas hay coches y parques increíbles… Tengo el estómago mal. Beber agua de mar no sienta bien. Hace dos días que navegamos a la deriva. El mar está rojo por la sangre del sol que se derrama mientras muere por el oeste. Me gustaba mi casa. Y las historias de los mayores. Pero ya no hay mayores que las cuenten, ni casas que habitar. Sólo hay terror. Es mejor dejar el terror e ir en pos de la incertidumbre de algo mejor. Nos han dicho que será mejor, pero creo que no es tan bueno como nos lo cuentan. El mar está marmolado. Tiene el gris de la mañana encapotada. Y parece no tener fin. No hay tierra que pisar. Sólo compañeros que deliran, embarazadas que tiemblan de frío y algún cadáver que lanzamos por la borda. También creíamos. Y nuestro credo nos unía. Ahora vienen con armas y nos piden que luchemos por Dios. Nosotros, les pedimos por Dios que nos dejen vivir en paz. Pero los dioses que nos venden comen carne humana. El mar está negro. Y el cielo está lleno de estrellas. Una estrella grande aparece por el horizonte. Lanzan unos cabos. Nos dicen que permanezcamos quietos, que nos tranquilicemos. Una mujer se pone de parto. Temblamos de frío. También de miedo. ¿Será verdad que hay árboles, tierra alfombrada de verde, coches bonitos, tras este confinamiento?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.