LITURGIA

crowd43“Orden y forma con que se llevan a cabo las ceremonias de culto en las distintas religiones. Ritual de ceremonias o actos solemnes no religiosos”

En todos los actos en los que intervenimos hay un ritual, un modo de ser políticamente correctos. De un modo inconsciente, reaccionamos a la presión medioambiental y nos unificamos en un movimiento instintivamente aceptado. Aceptado para ser aceptado porque, si no actúas como dictan las normas no escritas, estás fuera del juego. Y eso, nadie lo quiere. Todos queremos jugar.

Y jugamos. Si vamos de boda, arregladitos y felices. Si de entierro, circunspectos y trascendentes. Si de fiesta, bebiendo y comiendo como peces (comer sin memoria y beber como los del río)

Toda la liturgia dirigida a la uniformidad del comportamiento. Gregarios cual hormigueros, bajo el peso del pensamiento único, que nos da la certeza de acertar, porque obedecemos…

Y yo me pregunto qué pasaría si, cuando nos reunimos en festejos familiares o de botellón, no hubiera alcohol. Es un agente externo que altera nuestro comportamiento y nos exonera, a la postre, de las barbaridades que decimos bajo sus efectos. ¿Y si estuviéramos siempre sobrios bebiendo agua del río, como los peces? ¿Y si nos desnudáramos del traje que nos impone la liturgia y nos relacionáramos a cuerpo gentil? ¿Y si reinventáramos el rito, cambiáramos las reglas del juego y fuéramos, por ese instante, sólo nosotros, sin el disfraz que nos embute la costumbre?

¿Y si no hiciera falta beber nada para ser felices? ¿Por qué, en las fiestas, hay que beber? Está claro que pensar así no interesa a las compañías cerveceras y de bebidas espirituosas (que no sé qué significa espirituosas) pero tengo claro que esclavizar la inteligencia bajo el yugo de sustancias es un buen modo de controlar a la prole mundial.

Y digo alcohol como digo religión, ideología política o ley consuetudinaria: Todo lo que se instaura desde tiempo inmemorial, por antiguo lo conceptuamos como bueno, pues el tiempo no lo ha destruido; Pero yo enarbolo mi vaso de agua y, bajo este pendón, pido el reinado de la inteligencia, emocional y racional, la coexistencia de la cordura y la vida, de la paz y las religiones, de las fiestas y la inexistencia de controles de alcoholemia.

Para ser, nosotros, nuestros únicos dueños.

(Como anexo, podríamos bajo el patrocinio de cualquier empresa, preguntarnos sobre los colores de moda del otoño- invierno, la canción del verano y su influencia y qué pensamos de un Papa al que parece que le importan más los hijos de Dios que las liturgias excluyentes)

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. vicente morales gómez dice:

    O.K. Brindemos con agua, la mejor de las bebidas,. Y hagamos lo posible por extender esta buena noticia con seguras buenas consecuencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *