HIJOS DE HOMBRE (MAESTROS)

Los que viven y no saben. Los que mueren y, como sonámbulos, caminan; los vivos que nunca respiraron. Los que corren a ninguna parte. Los que viven años que no consiguen recordar… Los que recuerdan días que están por venir. Las que traerán vida y no darán a luz. Los que darán luz y no serán sabios. Los que abrirán caminos y no lo son. Los que descubrirán mundos que nunca fueron pisados por sus pies. Darán las llaves a los que encuentren puertas, telescopios a los ciegos, voz a los mudos, senderos a los que comprendan que tienen pies para caminar y no para permanecer de pie, en pie, parados. Hijos de hombre. Todos hijos de hombre. Pudiendo volar como Ícaro, se arrastran, vegetan, penan y mueren sin saber, sin conocer. Hijos de hombre: los que tienen en la mano el poder, el conocimiento, que hace de su posesión el más preciado tesoro. La dignidad que te hace ser Prometeo: Trae el fuego del conocimiento a cada uno de los corazones e inflama y llena de luz, de belleza cada rincón del corazón que languidece en la oscuridad del descontento, del desconocimiento; Repartidores de hambre, guardianes del saber, laborantes de una tierra virgen que grita por ser labrada para florecer, para ser dignos, para ser hombres y mujeres que reciban la educación de los que, hijos de hombre, se hicieron manos de Dios.  

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Judith dice:

    Cuántas cosas se pueden decir en unas pocas líneas… Olé por mi hermano. Un texto cargado de drama y pesimismo, desgarrador, pero que acaba con un rayito de esperanza. Me falta ver la conexión de la expresión hijos de hombres con la profesión Maestros. Ójalá los maestros seamos portadores del saber y del hacer pensar para hacer de las personas seres humanos mas libres y más felices y seamos día a día como el Hijo del Hombre.

  2. Merche dice:

    Excelente propuesta la de ser hijos de hombre-manos de Dios para para llevar la luz, la sabiduría, la dignidad a tantos hijos de hombre que buscan la felicidad, sin saber que es EL HIJO DEL HOMBRE quien nos propone -desde la libertad- el camino para encontrarla.
    Debería ser algo así como… el juramento hipocrático para todos los que nos dedicamos a la enseñanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.