CIRCULATORIO

Como decíamos ayer, una de las herramientas más eficaces de control de masas, es la educación. Si la calidad de la educación es alta, los individuos son capaces de discernir de una forma ordenada y ceñida a criterio, en situaciones de cualquier índole.

Mas, si la educación es sistemáticamente manipulada, sufre un efecto secundario muy interesante/ interesado en la calidad de los contenidos. Los significantes son los mismos, pero los significados se van diluyendo, van deformándose y desdibujándose en el lienzo del pueblo y su percepción de la realidad.

Si, metafóricamente, la educación fuera vino, sangre de toda fiesta que se precie, estarían añadiéndole agua. Un poquito cada vez. Lo que era un buen vino, o tenía un buen futuro reposando en barricas, se va transformando en vino de garrafón. De un litro, sacamos treinta y cinco de vinagre. Cuando llega al cliente, éste le añade gaseosa, que está así más rico…

Si el vino, metafóricamente, fuera la sangre de la sociedad, estaríamos ante un grave caso de Leucemia. Es una enfermedad que es curable; pero una sociedad con leucemia, es una sociedad débil, manipulable y con criterios maleables desde los que siguen haciendo de la educación su mejor baza para bajar el nivel del criterio humano, acotando la libertad de pensamiento a lo que dicta la tele.

Bueno chavales: Hasta aquí puedo leer. Como nos recuerdan todos los anuncios de alimentos que fastidian el sistema circulatorio, caminad al menos treinta minutos al día. Pero, si el mensaje lo leéis muchas veces, es que veis demasiada tele.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.