RELOJ DE ARENA

reloj-de-arenaVamos cayendo a través del estrecho cuello. Es como un número clauso por el que todos vamos avanzando. Atraídos por el fondo, la gravedad… Caemos y nos damos cuenta de que estamos muy acompañados por los que cayeron antes, mucho antes.

Como los versos, las palabras que se alían en frases y atraviesan los muros de la indiferencia. Las sílabas impactan contra el ruido. Creéis que se pasó el tiempo de los susurros y sonidos a pie de página. Soñáis una imagen que explote en vuestro cerebro y lo haga despertar, cuando lo que puebla vuestras neuronas son anuncios, flyers y neones que se oscurecen y funden con el tiempo…

Y la pluma se vuelve fuerte como la espada. La sangría es de ideas que fluyen .doc en todos los sites, muros.

Escuchad mi mudo grito. Os hablo desde el blanco. Despertad. No digáis nada pero no dejéis de buscar en el baúl de lo, tan antiguo, que creéis que ya no existe:

¡¡Escribid, leed!!

Pensad y compartid para ser imparables, incombustibles; fraternos escribas, hermanos prestando el oído. Verdaderos abrazos.

Romped el vidrio del reloj de arena. No hay frontera. Hay vida.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.