SÓLO?

México-es-segundo-lugar-en-desigualdad-OCDEY nazco y lloro. Tengo hambre y lloro. Tengo frío, sed; lloro y grito porque no estoy bien.

Me revuelvo. Aprieto los dientes. Amenazo con mis manos. Quiero lo que quiero y lo quiero ya. Como, duermo, juego, sueño; estudio, amo, me someto: Hago lo que esperan de mi.

Se me retuercen las tripas. Y como. Devoro todo lo que se me pone por delante. A dentelladas quiero apagar este incendio, este infierno que tengo en las entrañas y no me deja…

Y trabajo y creo y muero y resucito. Los rescoldos vuelven a la vida con más virulencia, más violencia. Compro. Compro. Pero no afloja.

Como antaño, “devora mis entrañas fiero”;

Engordo y grito. Me está cambiando el metabolismo. Pero no estoy bien. No es un bálsamo. No me ayuda. Y vuelvo a comer para callar esta furia que me arrastra a las preguntas. Pero hay una sola que me mantiene en pie y no me deja: ¿Mi vida es sólo esto?

Ganar dinero: ¿Sólo esto?
Tener hijos: ¿Sólo esto?

¿Sólo esto? Todo se queda en mi.

¿Sólo esto?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.