MADRE

P1050121Hay que reconocer que la palabra lo dice todo. Cuando alguien dice madre dice

“Vida, memoria, calor, besos, abrazos, cachetes; horas con el “ZZ” quitando piojos de la cabeza, cocinera, limpiadora, economista, presupuestadora a medio plazo, amor, amor y más amor. Dulzura sin fondo, despiste calculado, reproche contenido y efectivo, historias de antaño; canciones infantiles; canciones de la postguerra; cansancio infinito y disposición inmediata. Amor, amor y más amor. Acogida más allá de lo imposible.”

No hay sonido que pueda reproducir en la memoria de la humanidad la venida al mundo. Pero hay una imagen que se marca a hierro: La del abrazo tras el dolor antiguo y desgarrador que nace de la vida nueva, emergente de la oscuridad, buscando la dulzura, la luz de su sonrisa.

Te quiero madre.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *