LA FINGIDA AMANTE QUERÍA SER AMADA. AMADOR, TAMBIÉN.

Las-mejores-herramientas-de-chat-para-SmartphoneEntre cuatro paredes. Abierta, una ventana lcd abría su horizonte más allá. El feoguapofeliztristebajoalto se lanzó a la búsqueda de las sensaciones que eran prohibidas cuando salía vestido de nomeimportanadaquenomemiresperomírame. En la soledad de la red, donde quizá pesque una sonrisa de credit card, quien mire sin prejuicios.

Entre todas las princesas, una. Y habla contigo; y te mira. Tu webcam le devuelve la imagen del hambre. La suya, todos los deseos. Entre ambas, una distancia tan grande como el cielo del infierno. Pero sólo quieres hablar. Puede que mientas, pero las voces de los juegos son metálicas y esta es tan cercana…

Pasa el tiempo y se acaba la aparición. Vuelto a la penumbra, busco en el Black Friday algo que me ahogue esta angustia. El alma, apuntalada con metacrilato, pugna por encontrar su sitio. Otra vez.

La princesa se desconecta. Desnuda de vinilo, mentiras y maquillaje, mira la página meteorológica. Quizá pueda salir a pasear. Está llena de preguntas, de reproches a una realidad que le juró fidelidad si hacía lo que le pedía. Pero no. Las condiciones del contrato vital iban cambiando con los años. Y con ellos tenías que ser más joven cuanto más vivías. Más cercana cuanto más sola.

Las lágrimas brillaron con las primeras luces del alba.

Quiero que me quieran. Ya vendrán otros amores que me digan lo que deseo oír. Coger de la mano a alguien que quiera compartir mis miedos, dudas y sueños. Un día. Y otro.

Ambos sacaron a pasear al perro. No se reconocieron. Mientras el chucho de una le olisqueaba el culo al otro, se desearon buenos días, preguntaron qué tal estás. Caminaron juntos hasta el parque y vieron la bruma desaparecer sobre el estanque.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Alfonso dice:

    Aterradoramente cierto, los perros que se olisquean los culos se están relacionando mejor que muchos de los que nosllamamos “superiores”, ojalá hagamos de la tecnología un instrumento creativo y no una cárcel de lo auténtico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *