POR LOS FRUTOS LOS CONOCERÉIS

arbol-con-brotes_ARBOLVIEJO_1200pxMe voy a dedicar a tirar piedras a mi tejado hasta quedar a la intemperie. Voy a gritar hasta quedar sin voz, correr hasta que caiga exhausto; cavar con mis manos hasta perder las uñas.

Amo a mi familia. Pero creo que los frutos de nuestro amor no se parecen a los progenitores. Como si estuviéramos apareando individuos de distintas especies. Los resultados de tales experimentos son seres inviables o estériles.

¡Llamo a filas a todos los que me escuchan! ¡Romped las cadenas del miedo, del mercado y sus fulanas, del rencor y sus réditos, del hambre y sus secuelas!

Amad como si no hubiera mañana, ni siquiera esta tarde; Morded el hormigón hasta que amanezca la tierra madre: Y aparezcan los brotes de cualquier planta. Será un avance, una premonición de la vida nueva que se revuelve contra su collar, su bozal, su pretendido dueño.

No lo pido a todos. Sólo a los que escuchen y entiendan. Los que murieron y resucitaron. A los huesos secos que volvieron a la vida tras oír la voz que viene del desierto.

Que quien sirva a la vida, dé frutos de ella.

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. Querido hijo. Cuando naciste, tu abuela materna exclamó: “este niño va a ser obispo”.
    En la historia familiar, estando en una convivencia de niños/adolescentes a la que denominamos “II INTERCAMBIO DE INTUICIONES DE DIOS”, en Pedro Abad, al final del Encuentro celebramos una Eucaristía presidida por el arzobispo Monseñor José María Cirarda. Tras presidirla en presencia de 400 jovencitos y mucha/os religiosos, sacerdotes y seglares “buscadores nuevos del Espíritu” con hambre de Luz y Sed de Dios, monseñor llamó a Vicente y le dijo: “Amigo mío, ¿sabe usted qué significa obispo? Protector, buscador y defensor del Espíritu”. Vamos a tener muchos problemas contigo y tú con nosotros, porque en lo que Dios está haciendo con vosotros tenemos una densa tarea de investigación y cuidado. No te canses en continuar atento a lo que Dios quiera de lo que está sucediendo”.
    Esta larga parrafada ha venido a nuestra mente tras leer este texto que, me confieso, me ha estremecido y no sé por qué me ha recordado aquel momento de tan lejano año. Tu padre.

  2. Hugo Alonso dice:

    ¡Brotes De Olivo! Realmente.

  3. juan brun dice:

    Gracias Amigo… Demos fruto siempre en camino guiados por el Espíritu.

  4. Cecilia dice:

    Dar la vida amando, ponerse en el sitio del otro y salir a su encuentro sin distancias. Los frutos son desde el amor. Eso es lo que hacen tus padres , simplemente y sin barreras, sin prejuicios, aman. Y la violencia contra nosotros mismos, es hacia lo que nos impide amar, asumiendo los riesgos, Se percibe el calorcito de los seres que aman, no dejan indiferentes y producen milagros. Saltar la valla, quitar los miedos y tirarse al mar. Nos necesitamos todos, una sonrisa cambia historias . Gracias Chito!

  5. jesús dice:

    No hay que cansarse de dejarse la uñas, las fuerzas y la vida en lo que cotidianamente hacemos, en mi caso, con pacientes y cuidadoras,….una palabra, un consejo, una mirada, un abrazo,….sólo basta eso,….la presencia, la escucha activa y la ternura en lo que haces y , créeme siempre recibo más de los que doy,…..qué grande es el Dios con nosotros…
    Gracias Chito.
    Desde San Fernando, al sur del sur..

  6. Marisol dice:

    Amar como si no hubiera mañana. Ni siquiera tarde…sin rencores que nos justifiquen. Partir de cero si es necesario, y emprender el camino que tenemos claro…siempre desde lo sencillo…GRACIAS!

  7. Alfonso dice:

    Que barbaridad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *