LLORONES

25ajdduLa fiesta de la democracia. Así lo llaman. Esta feria ambulante llena de monstruos y casas de los espejos donde nos marean, despistan; allí, los trileros y las mujeres barbudas hacen su agosto.

Tiempo de elecciones donde los primeros espadas se baten en públicos duelos dialécticos: Malabaristas que desmembran las palabras y las ajustan a sus ajados trajes, llenos de lamparones y rotos.

Celebramos la libertad, gritan las bocinas sobre los coches, mientras sus conductores fuman o se comen, aburridos, el bocadillo. Suena la banda sonora de cualquier color por infinitésima vez. Ya no sé qué dicen…

Y el vulgo, muy preocupado por lo que puede ocurrir, no está acostumbrado a tanta oferta. Es mucho más fácil culpar al malo conocido que escudriñar las mismas ideas bajo colores distintos. Con alternar el voto cada cambio de legislatura…

En nuestro voto reside la soberanía. No dejemos que el miedo o la costumbre nos lleve a la misma situación.

Vosotros: Dejad de profetizar males mayores. Discutid ideas, abríos en canal, luchad por el pueblo y no por vuestra mezquindad vestida de servicio público.

Los que os proponéis como buenos gobernantes, no deberíais jugar con las emociones, sino con propuestas, honradez y buen juicio. Y tened a bien reconocer los errores. Quien nunca los comete, no sabe cómo reconocerlos. Si no los reconoce, es que es un incompetente y no es digno de servir al pueblo.

Hermanos: ¡Basta ya de llantos y mojigaterías porque teníamos algo más importante que hacer que decidir quién nos gobernará los próximos cuatro años! Tenemos 1459 días para lamentar y un día para decidir. Puede que ésta sea la primera vez que se altere el orden de los factores y, consecuentemente, tengamos un gobierno que lo haga para todos y no para sus numerarios y sacristanes.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.