ORAR

1¿Porqué orar? Frustraciones, preguntas, angustias, proyectos, personas: Todos en línea, presentes. Presionando, empujando los pulmones hacia adentro para reventar el ritmo de la respiración. ¿Cómo no presentarlos cada día, cuando el aire que respiro es el de hoy y no me sirve nada de antes? Ni el de después.

Sólo el aire de hoy, la vida de hoy. Hoy y sólo hoy para darlo todo. ¿Cómo no pedir, mendigar, llorar que me eches una mano para no ser un fraude en tu nombre, un mierda mentiroso que patea tu palabra como los cerdos las flores?

Por eso hay que orar. Hay que ser consciente de lo que vives y de lo que quieres.

Para no ser un fraude. Para ser verdad hoy.

Mañana ya veremos.

Ya oraré mañana.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Javier García dice:

    Querido hermano. Dice el refrán que sólo nos acordamos de “…” cuando truena. Con la oración suele pasar lo mismo. Y a veces no entendemos que la acción de gracias también es oración. Dar gracias por todo lo que nos acontece y por todo lo que nos rodea, sobre todo por las personas que Dios nos pone en nuestro camino. De ellas aprendemos y por lo tanto nos enriquecemos. Gracias a tí yo me enriquezco. Un abrazo , hermano.

  2. Pilar Lucas dice:

    Oremos !!!!

  3. Olga Jofré dice:

    Solo quién conoce el poder de la oración es capaz de mantenerse orando en las buenas y en las malas. Me gusta como escribes

Responder a Javier García Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.