PEDAZOS

fin de año¡Mira que tiene liturgia el asunto! Semanas antes, ya están calibrando qué es lo que se pondrán: El carmín, la sombra de ojos, eso que hace que tus pestañas parezcan sombrillas y hace que tengas una mirada interesante aunque pesada (Es lógico: Llevar unas sombrillas en las pestañas es muy pesado) El rubor milimetrado en tus mejillas… No hay margen para el error. Es una noche para triunfar.

La mitología hace que sea esperada como la noche de las noches, el año nuevo haciendo emerger a las nuevas diosas de la noche. Planchado el pelo, resbalan todos los príncipes de la raíz a las puntas. Tan divinas que casi molestan los machitos enfundados en trajes baratos y modales de todo a cien.

¡Qué bonita sería la película si fuera una película! Pero tiene poco de romántico una fiesta que es feria de vanidades, muestrario fútil de lo que podrá ser.

¡Qué pena que no seamos conscientes en ese momento de lo bonito que es ver tanta belleza, tanta inocencia vestida de madurez! Esa que vendrá después de forjar la personalidad, acrisolándola en batallas contra ti mismo: Contra todo lo que te supone un obstáculo y se convertirá en aliado; y el que es un obstáculo porque es más fácil rendirse que luchar contra ti mismo.

Y podrá arder Roma en cualquier rincón. Con las poderosas razones del alcohol, del cansancio, de la pesadez de los machitos con sus plumas desplegadas y la corbata atada alrededor de la frente, podrás ceder…

Y el color de las mejillas se borra con la torpeza de un guapito que sólo quiere tocar. No le interesas: Sólo es una prueba de virilidad. Se cierran las sombrillas de tus ojos y se corre la sombra de tus ojos. Ahora queda recoger el abrigo, maldecir los tacones y comer churros a la luz del amanecer de los ridículos hombrecitos potando la noche.

Recomponer los pedazos y volver a soñar en una noche que sea perfecta, los zapatos puedan ser de cristal y, por un instante, se pueda ser princesa.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Javier dice:

    En el clavo, amigo, certero como siempre.

Responder a Javier Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.