PENSADOR

el-pensadorDespués de ver un documental, me ha dado por pensar. Y, lo curioso, es que me ha dado por ahí para pensar en eso: Pensar. Lo interesante de la cuestión es que la acción de pensar lo hace un ser pensante. Esto es: Aquel que tiene la capacidad de hacerlo, formularse preguntas abstractas, ambiguas o, como decía un antiguo histrión, anfóteras, desoxirribonucléicas u oblongas; si, querido lector: Aquel que es capaz de buscar explicación ante el estímulo de su ausencia.

Es una aptitud de todo aquel ser de mi propia especie que rompe la frontera de lo obvio y se adentra en las procelosas aguas de la incertidumbre producida por la duda.

Esto está bien. Está muy bien. Es una competencia intelectualmente expandente, si existiera ese término; pues es el camino de la duda el que aventura certezas.

Si lo haces de vez en cuando, eres un ser pensante ocasional. La mayor parte de tu tiempo la pasas entre los límites de la costumbre y de la búsqueda de la condescendencia del resto de los conocidos de tu zona de confort. Si lo haces un par de veces, eres capitán general. Pero, si es parte de tu forma de vida, eres un pensador: Alguien que no se conforma con las respuestas estándar tipo test.

Eres uno de los que se atreva a abusar de las 2000 palabras, más o menos, que tiene un hablante medio, y las llenas de contenido.

De la dulzura que nunca tendrá una imagen; del terciopelo del aire encarnado en la voz llenando de significado su existencia;

Pasar de ser un glifo indescifrable a una frase viva: Viva.

Pensador: Quien sabiendo que puede dejar de usar su capacidad para ser masa, decide ser parte de la minoría que la fermenta.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. A medida que te leo, me cuestiono si me llamas la atención por las palabras que escribes, (de las que muchas no sé su significado), o porque algo en mi interior me dice que “estás dando en la tecla” que muchos quisiéramos tocar para que todos nos animáramos a buscar, trabajar, soñar, confiar, arriesgar… en tantas cosas que hacemos, pero que después de leerlas vemos que no obtienen los resultados que buscamos.
    Estamos en camino, y ojalá nunca nos cansemos ni perdamos la inquietud. ¡Eso es Vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.