OCHO DE MARZO DE 2016

mujermagen-del-cartel-8-de-marzoUna sonrisa. Sólo una. Y se funde la luna. Un desprecio, sólo uno. Y se vuelve a congelar. La princesa. La Diosa. ¡¡¡¡Dios!!!! La mujer. Sólo ella puede mezclar cera y titanio. Hielo y fénix. Todo. Algo que pueda cambiar su divinidad, es repugnante. Una sola palabra que haga sentir indigna, avergonzada, muda… nunca debió ser pronunciada. Enterrada en prejuicios, encarcelada en porsupuestos. Vejada en tallas. Obra maestra insultada por colores faciales. Ojos de luz encadenados por pesadas sombras… Y los hombres, mirando como si fueran objeto de deseo: Sólo objeto de deseo. Idiotas deambulando alrededor de la musa, la diosa, la ninfa que ilumina la noche. Animales que sólo devoran compulsivamente. Enanos despojados de sensibilidad. Muertos de hambre devenidos a inteligentes por poder atarse solos los cordones. Y adivino en la acomplejada la poderosa que, suspendida, dormita inquieta en lo más profundo. Y amo toda mujer que me recuerda quien es. Es ella.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Pilar Lucas dice:

    Gracias en nombre de todas las mujeres que me rodean y de mi misma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.