WORLD WIDE WAR CORP

vietnam2_2900854bNo sé si hubo algún momento en el que no hubiera alguna. Sólo paz. Se habla de período de entreguerras, pero no se habla de la guerra como un periodo entrepaces. Siempre se está cociendo una. Y creo que la guerra no tiene ninguna justificación. Y no hablo sólo de las que usan armas. Hablo del insulto que hiere en lo más profundo, como un arma de destrucción masiva: Donde nuestra palabra es un martillo contra un vidrio. Digo más: Cada acto violento tiende a cercenar, asesinar lo más puro del hombre: La inocencia. Si matas la inocencia, se acabó. Ella, estado del alma limpia de culpa, candor, sencillez, supone todo aquello que confía sin límites, sin filtros. Cuando, con cirujana precisión, nos la roban, ya no hay frontera: Sólo odio. Así, afirmo que la guerra es una actitud de unos pocos contra todos los que son susceptibles de ser dañados. Nunca murieron los ideólogos de la guerra: Sólo los necesitados, los inocentes lobotomizados de inocencia y dignidad, riegan con su sangre el campo de la guerra presente, fermento de la futura. Fertilizadores del odio y la soledad, desertizadores de pueblos y valles: Con vuestros dientes de hierro y sal hacéis Ager Publicus de todo con lo que comerciareis sin compasión. No hay futuro: Sólo el presente que huele a carne quemada y suena como el llanto de un niño recién devenido en huérfano. Y me resulta misterioso de qué modo puede aprovecharse alguien de una ciudad fantasma, derruida, poblada de perros famélicos. Pero resuelvo que en el río revuelto de la atrocidad, hay algo con lo que ganan los señores de la guerra. Pobres dictadores: Creen que ellos están ganando guerras cuando gastan ingentes cantidades de dinero en armas que les venden los países más desarrollados del mundo. Pero son éstos últimos los que comienzan a padecer las consecuencias de las guerras bajo su patrocinio. Sus lindas calles empiezan a poblarse de refugiados, sus lugares de veraneo de flotantes cadáveres infantiles, pestilente metáfora de la ausencia de inocencia, la que murió cuando prendió la mecha…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.