TAN INFELIZ.

FOTOS 408¡Que Dios perdone si en su divina providencia lo tiene a bien! Sé que hablo muchas veces de estoy creo que debo cambiar de rumbo, sopesar otras posibilidades, mirar otros amaneceres…

Pero vivir no es respirar como alimentarse no es devorar gusanitos de maíz. Al son del viento, veo seres humanos que se comportan de una manera indigna a su condición. Que confunden amor y sexo, caricias con golpes, gritos con palabras de afecto.

Que son bellos, o bellas, mientras hacen lo que la mayoría. Cuando nacemos, somos minoría. Y tenemos una minoritaria labor. Querer hacernos más grandes haciendo todos lo mismo es degradar nuestra propia existencia para vivir una vida que me hace apretar los dientes. Nos hacen creer que con un vestido nuevo o un tatuaje, o unos zapatos de moda somos más de lo que somos al salir de la ducha.

Maldigo mil veces la cutrecultura que vivimos, que dicta sus normas a través del NODO de la televisión: Que nos recuerda a través de las telenovelas pseudohistóricas todas las mierdas que el pasado nos dejó y las actualizan para destilar de nuevo bilis que nunca hubo de ser digerida.

Hembras que tienen hijos y se creen mujeres por ello. Niñas que se pintan como si fueran adultas, pisoteando su propia inocencia para llamar la atención de cualquier trozo de carne con atributos masculinos que las encandile.

Todos ellos viviendo una vida de saldo, una mierda de existencia que se hace patente a ratos, a saltos, sin continuidad y con largos párrafos de tristeza y desconcierto: Esos en los que se hace preguntas como ¿es normal que, haciendo todo lo que se espera, se pueda ser tan infeliz?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.