CARNE DE CAÑÓN

0011875533Entre las muchas aberraciones a las que nos tiene acostumbrados el sistema vital vigente, sobresale uno que no conoce fronteras: Se da por bueno que cualquier gilipollas iluminado entienda que es un enviado del Dios todopoderoso mayoritario en su cultura; y que eso le capacita para cercenar vidas. Técnicamente, no es nombre de Dios: Es para desagraviar a la deidad, ya que no se vive según sus estrictas normas de convivencia. A saber: Lo que me salga de los cojones. Geográficamente, es mal sitio para que salgan argumentos válidos, pero… Si no es así, fusilo masivamente a los que no comparten mi punto de vista, mato cual lobo solitario a todos los desviados, pues no puede ser licitada una forma de vida que atenta contra la decencia, como si atentar contra cualquier vida no fuera indecente. Descerebrados cargados de derechos, de voces en su cavidad craneal pues no puede existir encéfalo ni inteligencia en aquel que se cree juez y parte de la vida de cualquier desconocido que tiene a bien enviar al reino de los muertos. Y nadie cuestiona la consecuencia. Porque no hace falta ser muy listo para darse cuenta de que todo esto es consecuencia, nunca causa. Consecuencia de la ausencia de valores. El respeto a la diferencia, a todas las diferencias que hacen que la humanidad no sea una pared en blanco. O en negro. Es una vidriera gigantesca que hace que el arcoíris de la luz blanca que nos ilumina a negros, blancos, gays y heteros, musulmanes y cristianos, nos recuerde que somos hermanos. No somos gemelares: Somos distintos. Tras la última matanza, la última tropelía, el último asesinato, menearemos la cabeza mientras vendemos armas a niños cargados de años y vacíos de contenido. Mentes llenas de comics y mentiras, repetidas hasta devenir en verdad, okupables por cualquier estupidez que valide una existencia que, por sí misma es un tesoro; y, tal como están las cosas, son carne de cañón.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.