SIN DUDAR.

Dont-miss-your-chanceLo más fácil es matar. Si te equivocas y matas a un inocente, no tiene solución. Y, si no es inocente, uno menos del que preocuparte.
Es así de simple. No conviene dar vueltas a lo que es así, sin más.
Pero me corroe por dentro una angustia que constato cada día: Los errores son lastres que asumimos de cualquier manera. De ese modo, no se activa un modo de vida por el que, a partir de la aceptación del error, se modifica la actitud y se evoluciona: Se aprende.
Observo cómo gente toma decisiones y carga con ellas como si no pudiera vivirse de otro modo, de otra manera. No.
Si dejas preñada a una cría, pues te casas con ella. Es lo normal. Una niña madre es la más idónea para educar a un recién nacido. Y, como está preparada para la vida en común con el donante, pues se casa con él, que hay que dar un ambiente amable a la criaturita que trae un pan bajo el brazo.
Pues eso: La mancha de una mora, con una verde se quita. Las soluciones simples, que no admiten discusión son mayoría frente a las que deberían ser naturalmente Las sopesadas, meditadas.
¿Pa qué? Si la vida es un mojón muy grande: Lo que ocurre es porque ha de ser así. El destino se impone a la inteligencia y lo sabido expulsa a lo razonable por improbable, por desconocido.
De matrimonios fallidos, angustias evitables, tragedias predichas por la estadística, niños maleducados por la ausencia de educación en los progenitores: Afirmo sin dudar que es mucho más doloroso vivir sin preguntas. Y preferimos los males conocidos a las preguntas incómodas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.