COMPAÑERO

DeCompañeroAJefe-770x320Y no puedo remediarlo. Cada vez que lo escucho, me toca lo más hondo; decirlo así es mucho más poético de como habías pensado. La cosa es que hoy me decía la madre de una cría que se iba a Madrid con su chico a echar el día. O cuando lo presenta diciendo: “Este es mi chico” Cuando escucho mi chico, me suena a emperatriz japonesa. Y me suena, por lo que me toca, a ridículo.

La verdad es que si mi señora me dijera que soy su chico, le preguntaría a quién se refiere. A lo mejor hablaba de mi hijo…

A lo que íbamos. En estos tiempos tan escépticos que vivimos, poblados de incertidumbre y centros de depilación láser, se dice “Mi chico” porque es una manera aséptica y sin ninguna carga de compromiso de referirte al colega que tienes al lado y que goza de ciertos privilegios.

Puestos a proponer, yo recuperaría algunas palabras que se refieren al mismo. Chati, tanto para él como para ella, Chorbo, Pishita, Churrita, Shurri o Churri, dependiendo del lugar donde se diga… No sé: Que cada uno ponga de su parte y añada su personal aportación a tal elenco.

Yo, temeroso, me atrevo a proponer uno. Antes diré que Esposo no está en las posibilidades. Es demasiado pomposo (por la rima). Propongo Compañero. Neutro, cercano, comprometido, mío. Libre de todos los sesudos pensadores que habrán sacado conclusiones sobre mi ideología a partir del uso de tal palabra, pinto en una pancarta con dos palitos y tela de color blanco “Compañero”

Lo soy y lo quiero ser. Siempre a tu vera. Me parece que dice lo que quiere decir.

Dicho todo esto, pongo una cuña publicitaria y sugiero que visiten nuestro bar. Las tapas, están deliciosas.  

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.