PATRIAS

progre¡Hay que ver cómo se repite la historia! Si miramos sin demasiado interés, constataremos que se vuelve a verificar la frase “Ni sirvas a quien sirvió ni pidas a quien pidió”. Los que amoldan la realidad a su percepción personal, vuelven a la carga.

Y no les critico el gusto, pues pueden hacer eso porque hay un grupo bastante numeroso que suele jalear tales hazañas. Pero no puedo dejar de pensar que es otra vez la misma historia vestida de nuevo amanecer, identidad propia, mentiras en otro idioma, aborigen por demás.

Divididos, creando patrias ficticias asidos a diferencias circunstanciales; mitologías asumidas como realidades históricas y deformando adecuadamente el discurso lógico para que parezca que lo que les interesa es “El pueblo”. El sufriente y silencioso pueblo que no sabe alzar la voz y que, a través de luminarias como ellos, fuentes de toda virtud, son defendidos adecuadamente del otro pueblo que les oprime, les roba…

No son muy originales. Sólo quieren pasar a la frágil memoria de la historia de los ganadores. Llegarán otros que apisonarán su legado en nombre de otro pueblo más puro. Será a través de las urnas, civilizada forma de elegir, o de las armas, la más común de las razones argumentadas por los sapiens sapiens.

Y ya, con el rigor mortis instalado en la conciencia, alzaremos nuestras consignas en un idioma distinto al del opresor. Las venas de la garganta como maromas azuzando el odio hacia lo diferente.

¡Qué sutil novedad aportan los que hablan de nuevos pueblos con ancianas raíces! ¡Cuánto lamento que quien me represente no tenga más inteligencia que la que le hace desear el poder con la misma pulsión que desea reproducirse! No creo, no puedo creer en líderes que siguen gritando directrices violentas, soterradamente o no, para conseguir lo que desean todos desde el principio de los tiempos: Poder. Puro y duro. Quien quiere algo bueno para el pueblo, la patria, no se aferrará al poder como si fuera la única manera de dignificar la propia identidad.

Pero yo no entiendo nada de esto. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.