LOS VERSOS MÁS TRISTES

literatura¡Con el Siglo de Oro que tenemos! La cantidad de recursos literarios: Anáfora, Aliteración, Polisíndeton, Onomatopeyas (jaja, o no matopeyas), Epítetos, Elipsis, Hipérbaton, Paradoja… Ahora que el mentido robador de Europa no sabe ni Dios quién es, ni tampoco quién estaba pegado a una nariz, estamos a merced de todos los filósofos mediáticos, pensadoras neumáticas y tatuados teólogos del músculo de fibra estriada. Echando un vistazo a la hemeroteca virtual, compruebo que la cultura ya viste muy poco. Que el mal gusto es exquisitez y que, salirse del redil, está mal visto. (ay redil, como si fuéramos ovejas) 🙁 🙁 ¡Qué maravilloso país! Hecho de refritos televisivos, nuestro presente se viste de choni todos los días para regalarnos perlas como las que paso a transcribir, a mayor gloria de sus anónimos, aquí, autores: “Voy a morir virgen analmente” “A lo mejor el primer día que yo entré dije: Esta tía está para pegarle dos po…s”. “En los hombres el amor es algo que entra por los ojos y sale por la punta de la po..a” Y me podréis llamar exagerado, pero con la misma falta de educación nos tratan nuestros legisladores. Me encantaría poner la ristra de gilipolleces que argumentan ganadores y perdedores de nuestras segundas elecciones para condenarnos a unas terceras. Pero no quiero dar más publicidad a la estupidez. Yo no voy a pedir perdón por saber hablar, por no tener enormes, crípticos, indescifrables tatuajes… Lo más que me puedo permitir es “escribir los versos más tristes esta noche, pedir la Paz y la Palabra, decir que tu risa me hace libre, me pone alas. Soledades me quita, cárcel me arranca.” Orgulloso, levanto mi voz en éstas letras; y no me avergüenza decir que quiero leer, aprender de otras vidas, desconcertarme con su belleza, contaminarme con su tierra.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Carlos Carrasco Schlatter dice:

    querido chito, esta sociedad ha cambiado la cultura por las subculturas, y en ese cambio ha perdido la iniciativa. La cultura no necesita una introspección en el hombre y en sus miserias, sino debe describir las miserias del hombre públicas. La desnudez ante los medios, la soledad single, el amor condicionado y troceado de tanto usarlo, las familias sin nada familiar, el deseo preestablecido y marketinizado, los sueños en su eterno descanso, etc…..
    Cuando muchos no tienen lo que yo si tengo, y yo estoy pendiente de lo que nunca tendré, todos vivimos en este continuo astio artificialmente concebido para que no miremos al cielo y soñemos en un mundo mejor.

    La lengua y la cultura deben alentar nuestros sueños e ilusiones, deben animar nuestro espíritu a creer que se puede, y deben formarnos para lograr las metas que parecían imposibles y que no necesitan ningún tipo de dopaje olímpico sino el mejor estimulante que existe, el amor a Dios, a los demás y a uno mismo.

    Gracias, sigue escribiendo, eso nos hace soñar a muchos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.