AVE MARÍA

Madre e hijoEntre las muchas cosas que se aceptan sin filtrar, hay una que me hace sonreír: El Rosario en la mano de la Virgen María. Debido a tal circunstancia, me atrevo a escribir el Ave María rezada por ella misma:

Dios me salve, a mí.
Llena soy de Gracia.
El Señor está conmigo.
Bendita soy entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de mi vientre, Jesús.
Santa, yo. Madre de Dios.
Ruego por vosotros, pecadores
ahora y en la hora de vuestra muerte,
Amén.

Juzgad vosotros mismos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *