UNA RAZÓN PARA VIVIR

ojo-sin-fondo-wip2-2-fondo-negro-peke11Cuando leo noticias, veo telediarios o voy al supermercado… Se nota en cualquier corrillo. Es como una opinión en manada, un comportamiento gregario, una estupidez caudilla…

Que Dios me perdone. Y así lo hagan, si pueden, mis hermanos de especie, pero siento que la afirmación de que hay “Vida inteligente” en nuestro planeta, el del primer mundo, me parece que va en contra de la vida y, lamentablemente, es menos inteligente.

Me horroriza contemplar cómo los mares se convierten en líquidas sepulturas de quienes quieren una vida mejor. Aunque, si lo piensas un poco, les libra de las sospechas de los bienpensantes: No tendrán que soportar los juicios por ser distintos en la concepción del infierno y el cielo. Del Averno ya vienen. Y el cielo los condena a un centro de internamiento.

Aburridos, hipertensos, nos abrazamos de nuevo a ver cómo la carnicería telerreal se renueva. El supuesto comportamiento inteligente se suicida gracias al subidón hormonal que nos producen las situaciones que, como profesionales mirones, deglutimos con fruición cuando lo vemos a solas y negamos ante quienes se preguntan cómo vuelven los edredones un año después, otro año después…

Religiones que congregan como las fiestas del pueblo a buscar hembra con la que arrejuntarse; fútbol elevado a la categoría de dios, como si hicieran algo que aporte dignidad o belleza a la vida. Más de lo mismo. Como la menstruación, por mucho que la vistamos de colores pastel, es un engorro con olor a celulosa hipoalergénica. Vuelve todos los meses a recordarnos nuestra cita con la vida nueva de una manera animal, descerebrada.

Debo decir que, en estos términos, la vida es cada vez menos inteligente y más hormonal para regocijo de los que pescan en el río revuelto en que se han convertido nuestros días.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.