BELLEZA MUDA

7571a041adc5b5fd9a61f75893e60845El otro día, me encontré con un conocido que cerró el negocio no hace mucho; me comentaba que estaba estudiando mientras encontraba trabajo y, de pronto, se calló y me hizo un gesto para que observara el paso de una señorita de muy buen ver. Debo decir que sí: De bandera. Tras la breve introducción, quería pensar en voz escrita sobre la belleza. Esa que parece que todo el mundo busca, pues parece procurar un estado de felicidad duradero. Caminando por la calle, ves muchas mozas y mozos que parecen del mismo padre y de la misma madre pues lucen exactamente igual: Todos ellos monos y monas, con gestos de suficiencia que te cagas: Andares derrotadores ellos; parece que se van a romper, ellas. Y, en el segundo párrafo tras la intro, me atrevo a decir que hay veces que es mejor que la gente bella permanezca callada. Ese halo de misterio hace que la belleza suba dos peldaños en el enigma de su origen… Y es extensible a ambos sexos, pues parece que sólo ponen empeño en embellecer sus chasis. Constato que hay poca vida en el planeta interior de dichos especímenes. He llegado a escuchar comentarios tales como “Qué más da que no lea, con lo bueno que estoy” La belleza que me dejó sin palabras está hueca. Esto me lleva a la siguiente pregunta tonta: ¿De qué hablan entre ellos, los bellos y bellas? Esfíngeos, perfectos, pulidos como el silencio que los rodea, optan por no comunicarse, para que dure el encantamiento por lo menos hasta la medianoche. Pero a veces, la vida, me regala sorpresas que me producen algo parecido al Síndrome de Stendhal: Quedo noqueado por la belleza de un gesto, una vida, una palabra, una canción: Todos hechos que parten de un individuo cualquiera y que afectan a su entorno preñando de gracia cada esquina. No hace falta que sean guapos. Irradian una luz que me hacen enmudecer de envidia y alegría. Me muestran el camino. Me llenan de paz.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.