DIVIDIDO*

bocageCuando veo las noticias y leo los diarios (sí, leo; y no es el signo del zodiaco) siento que hay cosas que no van como deberían. Lo digo así, flojito, porque sería considerado violencia por alguien con todo el derecho a enjuiciar y evaluarme.

Procedo.

Hoy por hoy, un parque infantil, es la zona de caza de los depredadores sexuales que habitan nuestra selva. ¡Pero mira que eres exagerado! me podrán decir algunos. Y, sí: Les doy la razón. Es una exageración porque el desequilibrio se hace fuerte a base de repetirlo.

Ver a un abuelo con un nieto de la mano lo hace presuntamente sospechoso de abusar de él. Todo instructor de Tae Kwondo, entrenador de spinning o maestro de Taichí es un violador en potencia.

Un cura de parroquia, un monje en las chabolas, un misionero en la sabana: Todos satanizados por la proximidad y la duda razonable de que los afectos que prodiga, la cercanía que ni siquiera los padres tienen para con sus hijos, el abrazo de consuelo tras una caída, sana sanita culito de rana: Todo es reprobable. No importa lo bueno. Lo que verdaderamente pesa, es la sutil posibilidad.

Y me pregunto por qué. Ni todo es trigo ni todo es cizaña. Pero me parece que debería a empezar a campear la inteligencia por encima de la primigenia estupidez que hace del miedo su Dios y la violencia su sacerdotisa.

Es más fácil culpar de los males propios a cualquiera que reconocer que nuestra escala de valores es sólo papel mojado; que las debilidades que nos asustan se las hemos inculcado a nuestros hijos con nuestra ausencia, haciendo de ellos, presa fácil para quien tampoco tuvo guía.

Sigamos pues haciendo leyes de educación que vacíen de contenido tan maravillosa palabra; justifiquemos nuestra ineptitud como padres echándole la culpa de los problemas de nuestros hijos a los profesores. Pues reconocer que pudimos hacerlo y no haberlo hecho, es demasiado insoportable.

*Divide et impera

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.