PUREZA

1893Es algo que nos sugiere raíces, origen; cuando se usa es el sinónimo de lo genuino, impoluto. Esto es: Sin mancha.

En Química se utilizan grados de pureza para designar los productos: Químicamente puro, purísimo; con porcentajes de pureza y cosas por el estilo. Pero no hay, naturalmente, algo 100% puro.

Y, sin embargo, la historia está llena de aberraciones en nombre de la pureza: Raza, fe, ideología. Cualquier excusa es válida para que Caín mate mil veces más a Abel. Por verle algo de equilibrio, hay veces que es Abel quien mata.

Yo creo que lo más cercano que hay en la naturaleza a la pureza es el odio. Es eso que hace que veas como un daño colateral la muerte de un igual. Pero está manchado por las consecuencias habituales: Remordimientos, quienes aún gozan de la conciencia residual, o los que buscarán al asesino para matarlo y así hacer justicia. Gira la rueda.

Debo, rectificar, y pensar en algo que sí es puro: El dolor que trae la vida: Animal, brutal, primitivo. Antiguo como la propia vida. Acompañado de la melodía explosiva del llanto, la sangre y el color amoratado del bebé: Puro el agotamiento de la madre; pero más puro el amor que hace que el dolor pause su presencia cuando se pone al recién nacido en el pecho de su madre, volviendo a escuchar la canción de cuna que ha escuchado mientras crecía; al tiempo que nacían las preguntas de la madre y la ilusión infinita de lo que estaba por venir.

Es, el amor, el que entrega desde sus entrañas abiertas una nueva esperanza, la medida químicamente pura: Como luz atravesando la arcana obscuridad del Espacio, cero de Abscisa y Ordenada: Origen al que volver.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.