SAL Y LUZ

zoomgraf-blogspot-com-destellos-1Predicar en el desierto es como hacerlo en el espacio exterior. Si un hombre pudiera gritar como lo hace en la tierra, sin asfixiarse, congelarse y todas esas cosas que pasan ahí fuera, no se le oiría: No hay aire para que se transmita el sonido.

Parece como aquí, en la superficie del tercer planeta. El espacio existente entre uno y otro hijos de Eva parece estar poblada por la inerte vacuidad que entorna la frontera exterior de la Exosfera. Los mensajes no llegan. El timbre es desconocido. La calidez, se congela, pues no hay posibilidad que llegue al corazón del otro.

Y llegamos al agua pura, pura, purísima. Es curioso, pero en la que tiene pureza extrema, no se desarrolla la vida. Es, cuando pierde su apellido, cuando comienza a darse el caldo de cultivo, caldo digo, que hace posible la vida: Primero monocelular. Luego, vibrante explosión de diferentes formas de concebir la vida: Las que sólo un artista con ganas de crear podía haber soñado.

Por eso, en entornos vacíos de vida como el negro espacio, se las ingenió para comunicarse por el medio más veloz, la luz; y, para la transparente esterilidad del agua pura y cristalina, se hizo Sal.

En el vacío, la Palabra, se torna luz.
En el agua pura, la Palabra, se torna sal.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Pilar dice:

    La Luz de la Vida…….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.