PASÓ UNA TARDE…

secuencia_puestaNormalizadamente. Educados, técnicamente hablando; todos, o casi, conocemos las reglas que hemos aceptado en ésta piramidal estructura de nuestra sociedad. Luego, a nivel interno, nos permitimos ciertas rebeliones que van en contra del reglamento: No es demasiado, pero nos da una sensación de control que satisface nuestro ego. No está bien visto tirar cosas al suelo. Pero, cuando creo que nadie me ve, lo hago. Tengo conciencia ecológica. Mas, cuando tiro basura, mezclo el papel con los envases: A veces, pierdo el control y mezclo vidrio con latas. ¡Qué subidón de ilegalidad!

Soy muy fino y educado, pero grito como un verdulero en cuanto tengo ocasión. Presiono hasta la angustia para tener razón, aún sin tenerla. Pego a mi perro con mi mano, que es la que le da de comer. El animalito no entiende nada y, cuando voy a acariciarlo, cuando se me ha pasado el cabreo, ladea la cabeza y mete el rabo entre las piernas.

Aparco en pasos de cebra, paro el coche en medio de cualquier calle y que se joda el que viene tras de mí: Es lo que hay.

Y todas éstas actitudes, cuando las veo en otros, encienden mi sentido de la decencia: Constato la posibilidad de que en mí sea mucho más acusado de lo que estoy dispuesto a admitir pues, odiamos de los demás, lo que más odiamos de nosotros mismos.

No puedo cambiar al otro. Al único a quien puedo cambiar es a mí. Y, el juicio, esa herramienta con la que destrozo a todo semejante que practica mi modo improcedente de actuar, es el microscopio que amplifica mis debilidades y las hace palpables. Así, no puedo huir diciendo que no me doy cuenta.

Y, entre todo el ruido que me ampara, se hace el silencio de la misericordia: Se extingue el juicio y la comprensión rellena todos los huecos que el dolor dejó: Las grietas de la tristeza cicatrizan, como el barro mojado.

Pasó una tarde. Pasó una mañana. A por el nuevo día.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.