TALIBANES

A la vista de las noticias que aparecen, he de decir que no soy muy optimista. Creo que la falta de inteligencia se está imponiendo y que, dicha situación, no trae perspectivas demasiado halagüeñas.

Y digo esto porque es curioso como una palabra tan desconocida hace quince años, se ha instalado en nuestro vocabulario como sinónimo de descerebrado, cerril: Mononeuronal o acefálico. Me da igual. Ser Talibán en algo es un principio de exclusión desde el mismo momento de su mención.

Y era muy relajante cuando se hablaba de ellos en Afganistán, que es un país que está muy lejos de nosotros. Se veían gentes con turbante y barba cuidando cabras con un Kalashnikov al lado, por si los lobos. Luego nos enteramos que no: Era para matar infieles y personas librepensantes que creían poder vivir bajo la esclavitud de la hoja de afeitar, yendo a la escuela a enseñar o a aprender… El manual era un Corán leído a medida de la miopía que se impuso entre las resecas peñas afganistanas… El lápiz, escupe decenas de balas por minuto.

Y estaban tan lejos… Pero, como la Gripe Aviar, se extiende por el mundo en franquicias adaptadas a cada sistema montañoso: Ya sea en Europa, ya en América, tenemos nuestros propios talibanes. No llevan turbante, pero son igualmente intransigentes con los que no son de su fe. Si aplicaran especularmente su religión a sus propios actos, habrían de suicidarse pues no soportarían la imagen devuelta.

Nacionalistas, regionalistas… me da igual. Todo aquel que hace de la exclusión su bandera, no es muy de fiar.
Dicho esto, lo traeré a mi casa: Si mi religión, si mi Evangelio, si mi buena noticia me hace alejarme de mis hermanos; si mi fraternidad es una excusa para expulsar al distinto de nuestra casa, que es casa de todos, soy un talibán de los buenos.

Si no es así: Si acojo y comparto a quien piensa distinto, estoy mucho más cerca de la verdad que me hace libre.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Sira carrillo ruiz dice:

    Me encanta la familia brotes de olivo. Desde los años 70 llevo en mi corazón. Sus testimonios de vida, sus canciones, el haber compartido multitud de experiencias en muchas convivencia : ciudad joven, pueblo De Dios, ronda, …. mis alumnas recibieron un fuerte empuje en su fe… gracias…. gracias…. a Dios y a vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.