AQUÍ ESTUVO EL AMOR

You may also like...

1 Response

  1. Luz Caruda de Juanas dice:

    Tristemente, es una muy acertada comparación la del amor roto y la porcelana. En mi caso, hubo amor pero hubo también una fractura que empezó siendo pequeña, y siguió siendo pequeña por muchos años, hasta que nos estalló en la cara algo tan irreparable que ni el mejor pegamento hubiera podido adherir el puzzle de nuestras vidas rotas. Él se llevó el perro y yo me quedé a mis hijos. Mis hijos lloraron por el perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *