DEMASIADO TARDE

Es la expresión más desesperada. Como ver de lejos el último vagón del tren: Por mucho que corras, ni va a volver, ni lo alcanzas…

Tiranía del tiempo que me obliga, en una fugaz transición, del presente al pasado. El presente es estertor, cadáver que nace y muere en el mismo instante.

Que lo diga un joven, tendría que estar penado por ley, pues es tan inhabilitante como un cepo en la rueda de un coche mal aparcado. Si lo dice un individuo entrado en años, significa que ya no hay alternativa: Que todo lo antiguo ha vencido y que la necesidad superviviente de aprendizaje es un certificado de defunción. No es de recibo en ninguno de los casos. Nunca es demasiado tarde.

Es siempre oportuno aprender; pedir perdón y perdonar. Aprender a coser aun cuando los ojos no dan más que para gafas de cerca. Hacer acto de contrición y renovar la eterna promesa de amar cada segundo de existencia que tenga disponible.

Los que se rinden llevan por bandera, en su escudo y blasón, DEMASIADO TARDE, bordado.

Si estás vivo. Si estás leyendo. Es el momento de recomenzar.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.