IRRACIONAL

El equilibrio nace de la imagen especular de dos objetos, de dos ideas, dos personas. Y es algo a lo que todos aspiramos. Cuando se habla de equilibrio, comunicamos una intención, un deseo, anhelo: Es algo que, en resumen, es bueno. Resulta muy complejo encontrarlo cuando lees noticias de muerte. Un ejemplo muy claro sería el reo que es ajusticiado, bajo el amperio y el voltio, por sus pretéritos delitos. Sufre la familia del finado, las familias de los que padecieron al finado y sus actos, los pretéritos, y se gesta un tsunami de encontrados sentimientos. Un hombre que mata a otro hombre es un asesino. Un sistema judicial que ajusticia a un homicida, es impersonal: Pero es también asesino. ¿Son ambas asesinatos o hay una línea entre la muerte justa y la injusta? Ninguna de las dos aporta solución. Son sólo muertes: Aquello que no tiene solución. Me preocupa cuando muere un torero. Un animal racional muere a cuernos de un toro que hace lo que sabe: Defenderse. Hasta ahí, el hecho objetivo. Pero, cuando a partir de esa muerte, algunos lamentan la muerte del matador, otros se regocijan de la cornada y su resulta. Nosotros somos los inteligentes. Y, de una forma irracional, algunos se dedican a ponerse delante de un toro, tentando a la muerte, como forma de vida. Otros, racionalmente, se erigen en defensores del morlaco. Tengo un amigo que habla de personas humanas y de personas no humanas. Yo, a eso, no juego. Y no voy a pedir perdón por mis opiniones. Si hay algún animalista, gente que defiende los derechos de los que no son humanos como si lo fueran, les pido perdón de antemano. Pero todo es un negocio: Vosotros defendéis la vida de los animales, creáis santuarios, montáis verbenas para sacar dinero para vuestras asociaciones: Estructuras que tienden a generar puestos de trabajo basados en la certeza de que lo que sentís es algo que hay que defender. Justo lo mismo que hace la gente que torea, cría, esquila, engorda y despluma animales. Es un negocio, un trabajo; un sentimiento, como el que tiene el torero. Una forma de vida basada en la irracionalidad de los sentimientos de los seres racionales que van a la guerra civil por culpa de los animales. El instinto gobierna al irracional. Si un ser humano actúa por instinto, ¿se constituye en irracional? Si los sentimientos son irracionales, los que actúan desde ellos, ¿son irracionales? Y una última reflexión: Los no humanos, guiados por el instinto, buscan la propia supervivencia y la de su especie. Nosotros, cuando deseamos la extinción de alguno de nuestros hermanos, ¿en qué nos constituimos? No busco sentar cátedra: Creo que es fundamental hacer uso de lo que nos hace distintos del resto de los seres vivos: Nuestra capacidad de trascendencia y nuestra inteligente capacidad de empatía y evolución.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.