CABEMOS TODOS

Cantad, pájaros, cantad. No dejéis un solo instante de dibujar sonidos plenos de existencia, coloreados por el sol.

Peces, cetáceos: Trazad senderos pelágicos. Recorred caminos invisibles. Cantad sendas formando el pentagrama de cada uno de las veredas que son y desaparecen, suenan y mueren, tañidos por vuestra aleta dorsal.

Lombrices: Fertilizad la tierra con vuestro sordo camino. Negro y taladrado, el intestino de la tierra florece con vuestro paso.
Ninguno prescindible: Todos acompasados a la frágil existencia de cada uno de los vivientes que articulan, validan y vivifican cada día sin importarles el mañana. En busca de la consecución del sentido de cada una de ellas.

Por ello, cuando…

Falten las fuerzas, alzad la voz.
Maduren las dudas, levantad la mano.
Finjamos profundidad, guardemos silencio.
Habite la soledad, salgamos fuera.
Nada tenga sentido, rezad.
Brote la esperanza, amad.
Que cabemos todos, sin duda. Y no seremos si no estás tú.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.