V.I.M

Hoy, 26 de agosto de 2017, ha habido un atentado en Kabul. Han muerto 20 personas y han sido heridas 40. Nada raro. Las personas que viven en países árabes llevan esto de la muerte de otra manera. Están acostumbrados a ver pasar alfombras que portan gentes manchadas de sangre con alguien en su interior.

La sensación que se comunica es que nosotros no estamos acostumbrados a este tipo de eventos y ellos si. Nosotros montamos un pifostio, plantamos altares llenos de velas compradas a los chinos, hacemos declaraciones verdaderamente sentidas sobre aquellos que han muerto sobre nuestro sacrosanto patrio suelo… De ellos sólo sabemos los números: No hay ninguna otra información.

Cientos. Miles de muertos desde que tengo conciencia por la violencia religiosa que ejercen algunos grupos en los países más aficionados a esta liga. Pero no hay recuerdos aniversarios, ni declaraciones. Sólo el silencio del olvido mediático, que no cura las heridas de los que lloran a sus muertos en árabe.

Blanditos. Muy blanditos los europeos que sufrimos como si sintiéramos mucho más cada revés.

Tras toda esta consideración, he de decir que estamos nosotros, los V.I.M (very important muertos) y los O.M.M (olvidables muslim muertos) Los nuestros molan mucho más.

Y mientras esta dualidad desquicia nuestra moral, saldremos a las calles a proclamar nuestra unidad contra la violencia que se ejerce contra nosotros, alimentaremos nuestra ruindad hablando sobre lo que ellos se están favoreciendo de nuestra urbanidad y educación y clamaremos al dios de la pureza que nos libre de todo mal.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.