Y LO LLAMO AMOR

El lenguaje imperfecto de las emociones, de la trascendencia pequeñita, de los muros con puertas abiertas, me hace buscar un atajo, un puñado de letras que pretenden dibujar qué supones para mí.

Idiota. Como si lo que siento hoy fuera igual que ayer. No hay futuro en el amor. Hay presente indicando el camino del ahora, las manos enlazadas por la avenida, el abrazo furtivo, un beso que me despierta de mi letargo…

¡Y volcánica la piel desnuda que muere navegando tu abrazo! Sediento, anhela de nuevo, cuando aún no han pasado plenilunios. Lo llamo amor y siento que soy un animal. Pero hay una paz, un algo que me hace levitar. Y duermen mis ojos soñando los tuyos.

El tiempo me hace amar tus pasos. Camino que se hace descalzo, pues las mentiras aparecen como desconchados en una pared encalada. No hay pintura ni calcetines cuando las estaciones nos hablan del común compartido.

Y lo llamo Amor y es presencia, huir de la soledad que atisbo cuando no estás. Y eres cuerpo, compañía, y voz que apacigua: Mece la cuna de mi locura y me acerca a tu inexplicable universo.

Lo llamo Amor y es conversación. Y tu verso es abrazo. Y es tormenta que riega los campos que florecen bañados de sol y arcoíris.

Y lo llamo Amor y eres todo.

Nunca fue una sola cosa. Un puente colgante en construcción, tirar vías de un tren de vapor, de Oeste a Este; un viento generando luz en el molino: O trigo pariendo harina.

Digo tu nombre y eres tú:

Y lo llamo Amor.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.