COMO EN EL CIELO

Durante mucho tiempo, mi actividad para con mi iglesia ha sido a demanda. Me explico: Si alguien necesitaba algo, ya fuera yo sólo, ya fuera con mis hermanos, nos llamaban y veíamos la viabilidad de su petición. Examinado todo y quedándonos con lo bueno, concertábamos una fecha y allí que iba- íbamos. Allí compartíamos lo que hemos vivido, lo que Dios ha hecho con nosotros… Esto último es difícil de explicar porque somos imagen y semejanza de Dios; pero conforme vamos intentando seguir su palabra, nos va cambiando.

Atroz: Es un peso casi desesperante pues, ¿quién es digno de portar su palabra, encarnarla, arrimar el hombro a las andas del Arca de la Alianza? Pero es así. De algún modo, la mutante radiación de la Palabra de Dios te va acercando a un misterio cada vez más profundo: Y directa y proporcionalmente fraterno.

Hoy por hoy no hay mucho movimiento. La divina providencia nos regala un tiempo de discernimiento…

Y una propuesta que late brutal en lo profundo me fustiga a gritar a través de los caracteres de la presente misiva que, tanto yo como quienes juntos hemos recorrido carretera, queremos trabajar porque creemos. La afirmación es tan simple que es casi un insulto.

Y me tiro al charco del todo. Si lo que estoy buscando es una plácida fe que me lleve lenta a mi cita con Caronte, lo mejor es que deje de creer y me dedique a los triglicéridos e hidratos de carbono hipersaturados. Será más placentero y suicidante.

Pero hay que salir a buscar a los caminos, sus cruces, el lugar donde cantar, exponernos al sol de su justicia y de justicia para ser verdaderos mujeres y hombres de Dios.

Termino. Si en algo creéis que podemos servir, avisadnos; allí estaremos para compartir. Compartamos lo que vivimos y tenemos. Y, como dice la canción, “Si no vemos, caminemos, que los ojos son de Dios”. Que, si tenemos que dejar de cantar, sea porque no haya una Alegría que proclamar, una Esperanza que cantar, que ya sea una tierra como en el Cielo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *