HOMBRE NUEVO

Mientras disfrutas del priapismo que confiere el poder, parece que todo el mundo está a tus pies. Mitad admiración, mitad temor, el resto de la especie observa.

Perdón por mi grosería. ¡Qué desfachatez la mía hablando de tal modo! Pero, con el tiempo, he tenido la oportunidad de ver a grandes líderes de nuestro tiempo residir en el Olimpo. Desde allí, han hecho y deshecho; hecho barbaridades y deshecho pueblos enteros por puro placer. O por permanecer en el poder, que es el mayor de ellos y por el que “…disfrutas del priapismo que… bla, bla, bla”.

Y son perros de presa para con los débiles. Masacrando inocentes de las maneras más execrables, beben sangre y ríen borrachos. Lentamente, pierden el contacto con la realidad y fabrican un universo paralelo que los encumbra como dioses.

Y ayer ví a Mladic gritando contra los jueces de la Corte Penal Internacional. Y me pregunté por su altanería, su chulesca forma de mirar y ordenar la muerte de Srebrenica. Y me pregunto si una sóla de esas muertes valió la pena. Si otorgó algún beneficio a alguien o fue sólo el botón de muestra de la bestialización que se congratula en el sufrimiento.

Y recuerdo a Gadaffi, metido en un tubo, escondiéndose de la turba que lo buscaba para agradecerle todos los favores recibidos durante su gobierno… Hay muchos ejemplos.

Pero no olvidemos que cualquier hijo de mujer puede convertirse en el nuevo líder de la rabia, la exclusión, la revancha y la desmemoria. Y que eso ocurre porque todos, de algún modo, colocamos en ese lugar a alguien para que nos lidere hacia la victoria en la que sólo puedo vencer yo, pues los terrores con los que yo vivo, son los que extrapolo a otros: Es más fácil matar y lamentar que dialogar: Y, con ello, crecer, evolucionar…

Las batallas que tengo que luchar sólo pueden tener un ganador y un perdedor. Si pierdo, soy víctima de mí mismo; si gano, nace el hombre nuevo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *