ES POSIBLE

Culpable. Si. Soy reo de todo lo que se me pueda acusar. ¡No soporto las series que estiran la trama hasta que se pudre, se rompe o aburre hasta al canario! Soy más de comida rápida que de ir cocinando la evidente tensión sexual no resuelta. No se me interprete mal. Los guionistas tienen que ganarse el pan, pero no se puede estar inventando la esfera cada vez que se vende la misma historia.

Soy de los que, de pequeño y aún hoy, me ruborizaba cuando la muchachita besa al muchachito. Esa sensación de que no tendría que estar viendo algo tan íntimo, no sé… Que, si es una buena historia, quiero que las naves que zarpan lleguen a puerto con bien. Si hay que tomar la colina, que sea incruento y con homilía fuera de guion en plan épico y música de Morricone, con sus vientos y fondo de cuerpo de violines y chelos.

Me llamen práctico o preconstitucional. Me gusta sorprender. Pero me gusta mucho más sentir que soy especial para alguien que me quiere como la calle a la acera: Siempre a su lado. Diferentes destinos y una dirección compartida.

Sobre el desierto volaron gaviotas. Pareció que las dunas convocaran la furia de los elementos pues se comportaron, arboladas, como tormenta. Brotaron pecios de sus entrañas. Caracolas, corales y peces payaso nadaron a la luz de la luna. De nuevo, la magia, me hizo creer que es posible.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *