PETRÓLEO

¿De verdad creemos que hay una política a favor del planeta? ¿Somos tan ilusos como para pensar que hay independencia entre poder político y económico? Los políticos, con sus verdades, caminan gracias a las subvenciones de los poderes económicos. Si alguien ateo se proclamara en contra de Dios mismo, se encontraría que estaría atentando contra el dinero. Y con el dinero no se juega.

Quien está acostumbrado a inyectar miles de millones en sus venas, no está dispuesto a perder. Y, con esta breve monición, paso al primer plato: Nadie va a hacer nada contra los combustibles fósiles. De hecho, yo tengo dudas si verdaderamente haría algo: La oportunidad de ir en cualquier momento a donde quiera con un vehículo altamente contaminante que consuma gasoil, ahora el Coco, gasolina, gas natural o híbrido, con sus baterías contaminantes también (qué tontería), no pienso desaprovecharla.

Todos los países que son ricos gracias al petróleo no son ecologistas. Si dejaran de producir, se hundirían en la miseria. Y prefieren hipotecar el futuro del planeta antes que ir a la bancarrota. .

Bueno. Ya está dicho. Ningún productor de petróleo dejará de hacerlo hasta que no quede una gota con la que comerciar. Vampirizadas las telúricas entrañas del subsuelo, de los dinosaurios hechos crudo, plañirán y pondrán en marcha el plan B, pues sus fantásticas ganancias harán aflorar todas las tecnologías que han sido ocultadas para no dañar tan lucrativo comercio.

Nuestros políticos tampoco harán nada para dañar tan maravillosa forma de ganarse la vida enfermando la del planeta: Todos juegan a ser dios desde las empresas energéticas.

Con esta manera de plantear la existencia, los gobiernos mantienen un modo de vida suicida. Con los impuestos a hidrocarburos obtienen dinero instantáneamente. Y nosotros queremos que el estado del bienestar no pare, ¿No?

Como dijo el poeta: “Contemplad el deicidio: Pensad”

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *