WIFI

Esta mañana mientras hablábamos del renacimiento del movimiento de las cofradías una madre decía que, aún con el árbol de Navidad en el salón, ya estaban ensayando con la agrupación municipal de cornetas y tambores. No sabía si cantar una saeta o un villancico…

El caso es que se hablaban varias cosas a la vez: De la cantidad de rollos que hay a cuenta del dinero que se mueve, donde hay dinero siempre hay malos rollos, del vestuario que lucen algunas parroquianas, dejando poco a la imaginación, y que la gente se enzarzaba en peleas a cuenta de “mi virgen” o “mi cristo”.

Como algún humorista ya mencionó antaño, la virgen y su hijo tienen un problema de identidad: Ya no saben si son ellos o son el de los faroles o la del mayor dolor. Sería algo bonito si supusiera la múltiple presencia de la virgen o de Cristo en la vida de los creyentes. Pero es como si fuera una liga. O como si el tamaño importara…

Correré el riesgo y lanzaré una opinión. No son los más participativos en la vida parroquial los que se parten la cara por sus imágenes. Debo decir también que tienen una vertiente social, que también es residual en el conjunto de su vida.

¿Por qué meterme en un patatal como este? Pues porque es una cuestión de fondo y no de forma. Podemos cambiar las imágenes a nuestro antojo, pues son hechas a imagen y semejanza de los que las portan. Se ha dado un vuelco a la natural tendencia a la fraternidad convirtiéndola en una lucha de clanes, un ejercicio olímpico de levantamiento de peso, un crematorio ambulante de cera sobre el asfalto… Cuando la forma cambia, el fondo no tiene por qué cambiar.
Pero, si es el fondo el que cambia, la forma evoluciona. Los modos se adaptan, la profundidad se ilumina y alimenta a quienes sobre sus hombros llevan plásticamente a quienes sustentan sus vidas, su credo, su corazón.

Y, para quienes aún piensen que el templo es más importante que lo sagrado que en el habita, propongo que las imágenes tengan wifi. Sería un modo de conectar con la juventud que no comprende el valor del tiempo y lo quiere todo ya. Que haya modelos para la borriquita y la virgen. Sería un avance increíble.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *