IMPOSIBLE

Esto de hacer homenajes y cosas así (discos, recopilatorios, fotos, manuscritos, ropa interior en trocitos o cualquier guarrería de esa índole) me parece una estupidez y un error reiterado y bendecido por los que creen que las cosas son así: Ni las cosas son así ni aquellos errores traerán lo bueno que pregonan. Intentaré ser breve: Hay gente que, de algún modo, son tocados por una araña radiactiva, por un agente del espacio exterior o por alguna desgracia que les hace conscientes de una capacidad oculta. A partir de semejante iluminación se transforman en superhéroes. Son seres que pasan a un nivel de conciencia sobre los que recae la responsabilidad impresa (en los cómics o en el celuloide) de salvarnos de cualquier mal. Así nacen Spiderman, Batman, y toda esa constelación de seres que son capaces de hacer cosas que el común de los mortales ya quisiera y que, su única función, es padecer al malo y agradecer al héroe lo cojonudo que es. ¿Que qué tiene que ver esto con lo que nos ocupa? Un momento por favor. Por si alguien cree que esto es algo de estos tiempos, echemos un vistazo a las mitologías de todas las culturas y veremos como los dioses y los héroes son el pan nuestro de cada día: Seres a los que se les achacaban guerras, violaciones, estaciones del año o sequías y todas esas cosas que no tenían explicación desde el saber de aquel entonces. La cosa era que no, que no podía ser que un ser vulgar, una unidad de carbono con algo de seso y mucho de agua, no podía superar los límites establecidos por el saber de cada tiempo que le tocaba vivir. Si eso ocurría, se le llamaba genio, se le hacía un altar, se le mataba o se le hacía abjurar de lo que había defendido aunque fuera cierto: Por el bien común. Común como denominador, como lo que nos hace iguales y nos unifica en el horizonte, línea continua que no ha de ser sobrepasada por ninguna cabeza por no ser algo común. ¿Y qué tiene que ver esto con los homenajes? Según lo que me parece, a la gente que sobresale, se la exalta o se la calla según lo que interese a los que ejercen el poder. Si se encuentra una vacuna contra el Sida, el investigador será ahogado en €uros para que no hable porque a la industria farmacéutica es un negocio redondo y los retrovirales son un negocio esférico, por lo del mercado mundial, que se perdería si ya no hubiera sida. Si alguien se acerca o es capaz de vivir una parte de un ideal, lo patenta y monta un movimiento por el que, cuando muera, lo harán santo. Luego lo pican, reparten los trocitos y riegan la tierra con todos ellos para que fecunde la tierra de una parte, ínfima parte, de la verdad que es para todos el Evangelio. Y a la iglesia le mola esto de que haya gente que encarne parcialmente el Evangelio y así sentir que es fiel y que el Espíritu sigue fluyendo a través de ella; como si el Espíritu necesitara algún puente, alguna mediación para seguir haciendo su trabajo. Con ello se sigue potenciando el olimpo, el cielo lleno de santos de puta madre que dieron su vida por seguir a Cristo: Personas normales que fueron conscientes de que tenían que dar la vida. Pero personas normales: No vinieron de Krypton ni fueron abducidos para ser lo que fueron. Con sus vacíos, sus sombras, sus dudas: Todas esas cosas que no se mencionan cuando los tildan de campeones de la fe (campeones, como si fueran futbolistas, como si la fe, en vez de un don, fuera un campeonato) En fin. No estoy de acuerdo con hacer santos a los que fueron hombres para que los demás, los que no fuimos hombres, seamos borregos como Dios manda: Inconscientes que ansiamos ser como ellos y a los que se nos ha metido en el código genético la palabra imposible.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. vicente morales gómez dice:

    Ya me encantaría, y con ello daría inmensas gracias a Dios, si el móvil, al menos de mi vida, se condujese por el espíriu que muestras en esto que escribes, que de una u otra forma, se repite en muchos de ellos. Es algo que lo llevas en el corazón. Ojalá sea por una convicción personal muy íntima, que te significa, y nunca como algo venido de fuera, en lo que la Misericordia debería hacerse presente.

    Gracias, por lo que te interpelas y ayudas a los demás a que nos interpelemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.