VIDA JODIDA, VIDA JODIENTE

¡Sorprendente la naturaleza humana! ¿No os parece increíble? Tantos universos como individuos… Pero, a veces, tan predecible. Y no lo digo como algo negativo sino como una herramienta eficaz para mejorar y dar mayor sentido a cada una de ellas.

Si. La individualidad es la característica, el signo inequívoco, de la identidad de cada persona. Pero, si reconoces los parámetros que inciden y producen determinados efectos, caes en la cuenta de que la tendencia es a perder la singularidad para terminar formando parte de la grosera, insultante, pluralidad; ésta última nos escupe a la cara y nos desdibuja y deforma como a la plastilina: Pasamos de la proporción áurea a una plasta informe.

Creo que, en el momento en que la ilusión abandona nuestro corazón, se pudre la existencia. Y, como el recuerdo de la belleza pretérita nos acuchilla por dentro, el dolor nos hace aullar y golpear todo lo que pueda sonar a distinto: Aquello que me pueda recordar que soy un hombre libre agobiado por grilletes que, cada vez más, aplastan mi alegría y aprietan hasta tornar violáceo el color de mis muñecas y tobillos. Como un esclavo, sueño con la libertad perdida. O peor aún: Ante lo que hay, me doy cuenta que mi vida nunca fue lo que me vendieron.

Y me siento profundamente jodido. Y, como todo mi ser se siente de tal guisa, sólo puedo comunicar lo que vivo. Como nadie da lo que no tiene, doy lo que soy.

Me dedico a culpabilizar a todos de mi estado, a joder todo lo posible para que las vidas que me circundan sean tan desdichadas como la mía. Pues, de la misma manera que la alegría es contagiosa, la malahostiez que tengo es chapapote para los que están a mi vera.

Así, jodido y jodiente, se presentan ante mí dos alternativas: Vivir desgraciadamente,h una vida sin gracia, desgraciando todo lo que toco, como la maldición del rey Midas, o reconocer que aún hay tiempo, que estoy vivo: Puedo cambiar pues, como dijo el poeta, bendita poesía, “Soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma”

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. “En el momento en que la ilusión abandona nuestro corazón, se pudre la existencia”. Este texto nos descubre que existiremos y daremos frutos de ilusión y otras muchas, cuando la trabajemos y alcancemos .Todos Juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *