TENGO DERECHO

Es un mantra. Una cantinela que aporrea mis oídos, mis ojos… Tengo derecho. Lo dice la gente, cualquiera, que tenga la oportunidad de esgrimirla para extorsionar, en su medida, al entorno que le oprime. Y no hay un medio asfixiante, por lo menos en España, que te impida entonarlo. Y eso es magnífico.

Leo las noticias y me congratulo de la bondad de la existencia en mi país, mi región, provincia, ciudad; Hay problemas en todos sitios, pero puedo expresarme. Sigo leyendo los periódicos y veo cómo hay mucha gente que no puede decirlo, porque no tienen derecho a nada.

En Venezuela, Sudán del Sur, Singapur, Nicaragua, Rusia y un larguísimo etcétera de países, no tienen derecho. Porque hay alguien que dicta que una minoría decide y la mayoría, padece sus dictados.

Intento ponerme en el pellejo de los dictadores. Y supongo que, como a ellos les va bien, las circunstancias de otros son irrelevantes. Pienso entonces que el poder adormece la conciencia, distorsiona la percepción y amputa la honestidad.

Si sigo por este discurso, ¿cuánto falta para que haya un nuevo dictador en Alemania, Reino Unido o España? ¿Cuándo los ricos decidirán que hay que reformar la realidad y predispondrán a la plebe contra sí misma? Y no hace falta una guerra para fracturar familias, amistades y vínculos: Sólo se necesita una sospecha para que el inteligente individuo prescinda de su córtex cerebral al unirse a otros individuos buscando el bien común en contra de los que prescindieron de su córtex en sentido contrario.

El conflicto es necesario. La violencia no. El respeto es imperativo. La dialéctica sectaria, un cáncer.

Tenemos derecho a discrepar. Pero también a buscar el bien de todos, dar valor al esfuerzo, a la memoria y al perdón. Tenemos derecho a que no exista la impunidad ni la extorsión. A la paz duradera, a acoger a quienes no tienen derechos donde nacieron y posibilitar una vida digna allí de donde fueron expulsados por quienes dictaron su suerte.

A buscar lo bueno todos los días. Conscientes. Vivos. Felices.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *