LEGAL

Te pones a leer noticias y flipas mucho. Un señor que fue a sacarse la partida de soltería para poder casarse de nuevo, es asesinado, muerto y sepultado en una legación diplomática. Eso está mal: Caca.

Tras el óbito, muchas explicaciones. Un estado soberano ha ejercido el dudoso derecho de borrar de la faz de la tierra a un disidente; porque les molesta: Porque ellos lo valen. A partir de aquí, reacciones. Los que dudan de la versión oficial, de la oficiosa y de los que ven que, como siempre, el poderoso dinero obra milagros.

¡Qué pena! Un muerto y el revuelo que monta. Algunos países toman medidas para hacer presión contra lo que consideran una ejecución extrajudicial. Pero, oh maravilla, nosotros no podemos decir nada.

Y no podemos decir nada porque vendemos armas al país malote. Y, si nos ponemos legales, no tendremos maravillosos ingresos para las arcas públicas, habrá paro y no podemos permitir que un buen cliente se pierda por un “quítamealláesaspajas”

La conclusión es simple. Los amigos se dan cremita en la espalda. Tú a mí y yo a ti. Y, si haces algo reprobable, se duda en público y se murmura en secreto.

Con lo que la conclusión es simple: Por dinero soy capaz de callarme como una puta. Y, glorioso redoble de tambores, te das cuenta de que la prostitución institucional es legal. Ya no hace falta que gritemos: “Putas del Mundo: Uníos”. Ya están unidas por el mayor proxéneta de la historia: El din€ro.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *