¿POR QUÉ?

No dejo de darle vueltas a todo lo que nos está ocurriendo. Veo cómo algunos asocian a su permanencia en el poder, la suerte de sus naciones, sin tener la perspectiva histórica suficiente para darse cuenta de que, después de que ellos mueran, habrá otros muchos que seguirán viviendo. Y no lo digo por los tiranos de moda, fácilmente reconocibles en cualquier lugar del planeta: Lo digo por todos aquellos que tienen una responsabilidad directa sobre mujeres y hombres. Ejercen un servicio: Si tienen poder, es para trabajar en favor de la justicia y no en beneficio propio.

Y hablo de los que trabajan en los servicios sociales como si la gente a la que atienden fuera ganado;

O de los que trabajan para la iglesia, como si la gente que acude fuera un rebaño. Y de los que son pastores y dicen qué y qué no es lo correcto, como si el discernimiento fuera un coto privado de caza. La bondad de nuestros actos trasciende nuestra propia vida; Como la maldad.

¿Hasta cuándo vamos a malversar la confianza de la gente, tanto en política como en religión? Porque la gente haya depositado la confianza en algunas personas, no pueden hacerse dueños e insultar la inteligencia de aquellos arguyendo razones más altas que el cielo y bienes que no alcanzamos a intuir, pero que son buenos a la postre.

¿Y el primer plato de odio, y el segundo de manipulación que se nos sirve antes de aquel postre tan suculento, que es capaz de quitarnos el ardor de estómago que nos produce tanta estupidez?

¿Qué bien mayor puede justificar cualquier injusticia? La justicia, ¿es sólo para unos pocos o es un bien para toda la humanidad?

Que el bien que queremos para nosotros sea el que queremos para todo el mundo. Y para los que perpetran el poder, mucha misericordia. Porque será el único argumento posible que les pueda librar de sí mismos y del lamento de todos los que, después del horror de cada día, sigan preguntando ¿Por qué?

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. vicente morales gómez dice:

    Mirando atrás verás la huella que dejaste y el Espíritu con que se pisó.

    Que todas en todos sean como quiso Aquel que las indujo, promovió, alentó, inquietó…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.