VIOLENCIA ADMISIBLE

Intentando entender lo incomprensible, me adentro en las procelosas aguas de la suposición. Y elucubro…

¿Qué es aquello que hace que los que fueron maltratados cuando niños, les licite a maltratar del mismo modo? ¿Cuál es el mecanismo que hace que el dolor que sintió el maltratado sea percibido por él mismo como admisible o tolerable cuando es él quien lo inflige?

Y habrá, supongo, sesudas explicaciones: Interacciones emocionales y recursos mentales para bloquear y blanquear las más negras acciones en inocentes juegos…

Pero yo postulo que el hombre, como especie, que luego me salen con la cuestión de género,  tiene una necesidad obsesiva por comprender y explicar la trascendencia de los acontecimientos: Así, la vida, tendrá sentido.

Y se disfrazará de educación, de buenas maneras, de lo que coño sea. Pero ¿te imaginas que la violencia ejercida por cualquier hijo de vecino fuera porque sí? ¿Cómo te sentirías si no hubiera explicación a la violencia? ¿Y si sólo fuera eso, violencia? Pues tendrías dos cosas: La falta de explicación a lo inexplicable y la ausencia de sentido de la existencia. Con lo cual se dan las condiciones para el suicidio.

De ahí que, la necesidad de que la vida tenga sentido para que no sea un agujero negro, hace que la brutalidad transmute en gestos de amor y las lágrimas de dolor sean muestra de que “te estás curtiendo”.

En una sociedad donde cuestionar el orden establecido está bajo sospecha; en el ambiente por el que todos los derechos son ejecutables sin pagar los peajes de la responsabilidad asociada a ellos…

A mí me parece que ya es momento de recuperar los valores. Algunos tan denostados como la autocrítica, el propósito de enmienda, el perdón, amar al enemigo y al diferente. Y dejar de buscar soluciones farmacéuticas a lo que se enmienda dignificando y encendiendo luces en la oscuridad.

La única violencia admisible es aquella que sientes en tu interior cuando hay una sustancial diferencia entre tu credo y tus actos. Ese es el sustrato de las preguntas, del cambio, de la evolución

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.